Todo los secretos para hacer El Mejor Cunnilingus

 (3)    0

  sexo

Este post debería iniciarse y acabarse con tan sólo un par de frases: No existe una única manera de practicar un cunnilingus que sea la mejor para todo el mundo. 

Cada persona es un mundo, y no a todas las mujeres (y personas con vulva) les gusta la misma estimulación. Pero sí existe un secreto para que, cada vez que lo practiques, sea el mejor cunnilingus: escucha y deja que la persona a la que se lo vayas a practicar te diga exactamente cómo le gusta, y/o te vaya guiando sobre la marcha.

¿Qué es un cunnilingus, y cómo se hace?

El cunnilingus es una práctica sexual entre tantas otras, que se centra en la estimulación oral de una vulva y/o vagina. ¿A qué me refiero con estimulación oral? Pues a utilizar la lengua, los labios, e incluso los dientes...

Podemos hablar de técnicas y productos eróticos de los que podemos ayudarnos para practicar un cunnilingus inolvidable, y lo haremos; pero primero, es fundamental que repasemos la anatomía de una vulva, para saber con qué nos vamos a encontrar.

Ésta se compone de labios mayores y menores. Los mayores son la antesala a todo lo que ofrece el interior: el glande del clítoris y su capuchón, la uretra, los labios internos o menores, y la entrada de la vagina. Todos los puntos que he mencionado, incluídos los labios, son zonas altamente sensibles que podremos estimular en cualquier momento, pero hemos de tener en cuenta las particularidades de cada zona y, sobre todo, de cada persona.

El clítoris es la zona más sensible de la vulva, y del cuerpo en general, ya que concentra más de 8 mil terminaciones nerviosas. Generalmente la estimulación del glande del clítoris es la que lleva al orgasmo, pero debido a esta cantidad de terminaciones nerviosas, puede ser una zona hipersensible, y hay quien prefiere que su estimulación sea más leve, a través del capuchón que lo recubre. Hay, incluso, quien prefiere que la estimulación clitorial sea mínima, y recibe su placer a través de la estimulación de otras zonas, aunque esto es menos frecuente.

¿Por qué hablo todo el rato de "el glande del clítoris"? Pues, porque el clítoris es mucho más grande de lo que vemos a simple vista. Lo que está físicamente visible, y diractamente alcanzable, llamado glande, es tan sólo un pequeño fragmento de todo el órgano. El resto del cuerpo del clítoris se encuentra por dentro de la vagina, y es posible estimularlo a través de la estimulación vaginal. ¿Te suena eso del punto G? Pues estimulándolo, realmente estás estimulando el cuerpo interno del clítoris.

El glande del clítoris, junto con su capuchón, suele dar comienzo a los labios internos o labios menores, e inmediatamente más abajo, se encuentra la uretra. Este es el orificio por el que orinamos, pero sus alrededores también contienen gran cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que su estimulación puede también resultar muy placentera. Y, finalmente, un poco más abajo de la uretra, encontramos la apertura vaginal. Es muy importante señalar que la vagina es el conducto interno; todo lo demás, que se encuentra externamente y a la vista, es la vulva.

Y, por último, no podemos olvidar la horquilla vulvar: la parte final de la vulva, que coincide con la apertura vaginal, y generalmente se presenta en forma de V. Es la parte inmediatamente anterior al perineo, la zona entre el ano y la vagina.

Ahora sabemos qué elementos conforman la vulva, pero hemos de saber también que no siempre presentarán el mismo aspecto. Algunas vulvas presentan unos labios menores prominentes que destacarán entre los labios mayores; otras tendrán unos labios mayores "cerrados", y unos labios menores pequeños; otras tendrán un clítoris a la vista y fácilmente estimulable, mientras que otras tendrán un clítoris escondido bajo su capuchón; unas presentarán vello púbico, mientras que otras estarán depiladas o rasuradas. Te encuentres con lo que te encuentres, recuerda, ¡todas las vulvas son preciosas!

Además, como ya he señalado, y no me canso de decir, has de tener en cuenta que cada persona disfrutará de un tipo de estimulación, y en unas zonas concretas, que muy posiblemente variarán de una persona a otra. 

¿Técnicas para un gran cunnilingus, please?

Si aún teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, quieres una guía más o menos estándar sobre cómo practicar un buen cunnilingus, aquí te doy unas directrices generales que, adaptándolas a cada persona, te podrán ayudar.

Por norma general, estimular una vulva requiere paciencia y dedicación. Es importante ir construyendo el placer poco a poco, ya que los labios, el clítoris y las paredes vaginales se van llenando de sangre a medida que la excitación incrementa, haciendo que las sensaciones sean mucho mayores cuando ya lleves un ratito estimulando. Pero no necesariamente has de enfocarte desde el principio en la vulva: recuerda que todo el cuerpo está lleno de terminaciones nerviosas, que pueden provocar sensaciones muy excitantes

Puedes empezar estimulando con tu boca su cuello, sus orejas, sus hombros, sus muñecas... Por una parte, estarás haciéndole saber que tu boca tendrá un papel principal en la estimulación; y por otra, generándole diferentes sensaciones. Puedes aprovechar para jugar a intercalar pequeñas lamidas seguidas de suaves soplidos de aire, algún que otro mordisquito, y besos, muchos muchos besos. No tengas prisa en cambiar de zona o de estimulación. Deja que saboree cada roce, y, algo fundamental, saboréalo tú también. Muchas veces, la expectación juega a nuestro favor. 

O, por el contrario, puedes empezar por un relajante masaje de pies, para ir poco a poco acariciando tus tobillos y pantorrillas, y e incorporando besos sobre su empeine, sus muslos...

Y, además, ¿quién dijo que a un cunnilingus no se le pueden sumar las caricias manuales? Mientras vas estimulando su cuerpo con tu boca, puedes también ir utilizando tus manos para recorrer suavemente el resto del cuerpo: pechos, pezones, cintura, ingles, e incluso algún pequeño roce sobre los labios vulvares. 

Una vez te decidas a avanzar, baja por su cuerpo lentamente (o sube, si has empezado por sus pies y piernas...), y recuerda hacerlo lentamente. A este punto, seguramente tú y ella tengáis las mismas ganas de llegar a la zona clave, pero un poco de tanteo no hace daño a nadie... Las ingles, el pubis, el vientre y la cara interna de los muslos son, también, zonas altamente sensibles. 

Cuando, al fin, llegues a la vulva, lo ideal será seguir con este esquema de lentitud: no tengas prisa por ir hacia el clítoris. Recuerda todas y cada una de las partes que conforman la vulva, y pasa por todas ellas al menos una vez, antes de llegar al clítoris. Aquí has de tener muy en cuenta las preferencias de la persona afortunada: ¿Cómo prefiere la estimulación? Has de saber si es suficiente la estimulación sobre el capuchón del clítoris, o si prefiere una estimulación directa, para lo que tendrás que apartar muy suavemente el capuchón y acceder el glande del clítoris. 

Ya estamos en el clítoris, ¿y ahora qué? Aquí entran en juego varias cuestiones: qué parte de la boca utilizas (labios, lengua, una combinación de ambas); cómo utilizas la lengua (plana, para una mayor superficie; en punta, para una estimulación localizada); y qué tipo de movimientos realizas (circulares, verticales, horizontales, una mezcla de ellos); y a qué velocidad y ritmo.

No olvides que, según cómo utilices tus herramientas, provocarás sensaciones con mayor o menor intensidad, y has de jugar con ello. Por ejemplo, utilizando tus labios para succionar el clítoris, provocarás una sensación de mayor intensidad que si utilizaras tu lengua plana, para lamerlo. Sea como fuere que utilices tu boca, generalmente es preferible ir de menor a mayor intensidad, tanto en cuanto a sensaciones como en cuanto a velocidad y ritmo. A medida que el orgasmo se acerque, aumentar la intensidad y la velocidad ayudará a que no se escape. Pero, ¡ojo! No pases de 0 a 100, sino que el aumento ha de ser progresivo... E incluso, puedes jugar a disminuir la velocidad y la intensidad cuando el orgasmo esté cerquita, y continuar con un ritmo constante hasta que se aproxime de nuevo, y ahí darlo todo...

Suma Puntos para Matrícula de Honor de sexo Oral

Como siempre, dependerá de la persona a la que estés estimulando en ese momento; pero ten en cuenta que puede ser una buena idea utilizar tus manos en la maravillosa tarea de dar placer oral. Y, quien dice manos, dice ¡también juguetes!

 

Atender al lenguaje no verbal es muy importante durante un buen cunnilingus, pues, aunque la persona esté en el quinto cielo, su cuerpo estará a tu alcance, y te dirá muchas cosas. Por ejemplo, si notas que su cadera se aproxima a ti, eso muy probablemente quiera decir que es necesario que estimules con mayor intensidad y/o rapidez; si, por el contrario, la cadera está cada vez más lejos de ti, es posible que necesites disminuir la intensidad y/o velocidad de la estimulación. Por otra parte, si observas que la cadera empieza a moverse hacia arriba, o si sientes espasmos musculares por las piernas, el vientre o los glúteos de quien recibe tu estimulación, el orgasmo está cerquita cerquita.

Este puede ser un momento perfecto para introducir tus dedos en la vagina, o ese dildo curvo que teníais reservado... Si a los dedos les añades unas fundas con rugosidades, imagina cuánto se puede multiplicar su placer. O si añades un vibrador que estimule su punto G...

Como ya te hemos mencionado en varias oportunidades, la estimulación anal también puede ser tremendamente placentera. ¿Imaginas practicar un cunnilingus, mientras esa persona lleva puesto un plug anal? Las sensaciones se multiplicarán, y el placer será por dos. O bien, ¿por qué no lo llevas puesto tú? 

Quien dice plug anal, dice pinzas para pezones, con y sin vibración... o incluso una anilla vibradora para pene y testículos. Imagina lo divertido que sería que, mientras ella recibe sexo oral, tenga el mando que controla la anilla vibradora que él tiene puesta en la base del pene y los testículos, estimulándole, también, la zona perianal... 

Estimular a otra persona, mientras tú mismo/a estás siendo estimulado/a, puede hacer que aumentes la pasión y la dedicación al momento, además de introducir la variante del morbo que puede darle a tu pareja el verte disfrutar tantísimo mientras la estimulas. 

Pero, quizás el punto más importante para hacer el mejor cunnilingus, es adaptarlo siempre a las situaciones. Ello puede significar que, si días antes tu pareja y tú habíais estado hablando de lo interesante y divertido que podría ser incorporar juguetes como antifaces, esposas, o sensaciones nuevas en general, ¡aprovecha el cunnilingus para probarlo! 

¿Te doy un último tip? Aprovecha los kits que tenemos para ofrecerte, y encuentra un juguete con el que inspirarte cada día... 

Ludosex

En Ludosex nos encanta ayudarte a crecer y enriquecer tu vida sexual, por ello nos encargamos de ofrecerte asesoramiento y los más novedosos complementos, para que todos tus encuentros eróticos sean inolvidables. 

No dudes en pasarte por nuestra tienda física, en el C.C. El Saler, o por nuestra tienda online www.ludosex.com, y consultarnos cualquier duda e inquietud que te surja.

¡Te esperamos!

By Julieta.

 (3)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Captcha
ACEPTAR

Este sitio web hace uso de las cookies para mejorar la experiencia de usuario